viernes, 18 de enero de 2019

PREGON DE ANTRUEJOS (II)

Como tengo un ratiro esta tatrde os completo el pregón.
con condiciuones:
Soy una mujer casada, que tengo necesidad de dinero, así que será con el antifaz puesto y cinco duros por adelantado. Cinco duros al principio del pasado siglo, era casi una fortuna. Pero el estaba embaldo y accedió. Ella agradecida le invitó a comer unas almendras garrapiñadas, que a él le supieron a gloria y que ella habia envuelto en polvos de jalapa que eran un poternte laxante y muy efectivo a la hora de tomarlo. Esos polvos no tenían olor ni sabor, así que el no se percató de nada. Quyedaron en terminar la fiesta en el Berrocal. Entonces Plasencia estaba dentro de las murallas, al salir de la puerta Berrozanas, ya era campo. El vio un hueco que le pareció diuiuscreto junto a un cubo de la muralla y para que andar mas. Cuando iba a comenzar la giesta, un inportuno dolor de barriga con las consiguientes prisas de evacuar rápidamente , se lo impidieron. Entonces se dió cuenta de la faena y muy enojado la dijo:
¿Que me has dado, hija de puta?
Ella respondió: Juan no te metas con tu suegra que es mas honrá que tu.
Asimque eres María, puta, mas que puta, devuélveme los cinco duros.
Ella riendo le contestó, eso que me llamas lo soy solo de Juan Sámnches, y muerta de risa se fué a casa dejando al pobre Juan yéndose de "vareta" sin poder parar. Al día siguiente, emtrte la diarrea u la "helá" que le cayó encimam se le pasó con mucha fiebre entre mantas y tisanas calientes,
Hay que tener ojo, una mujer enojada puede darle a uno un gran disgusto.
Y ahora a divetirse, a bailar , los que puedan con los pies, los que no, que hagan el baile del tio Anacleto, el culo bailando y los pies quietos.
¡Viva San Fulgencio¡ ¡Viva la fiesta de Antruejos y todos los presentes¡GRACIAS

PREGON DE ANTRUEJOS

Con motivo de la fiesta de San Fulgencio, Patron de Plasencia y su Diócesis,  16 de enero se celebra desde tiempo inmemorial, la fiesta de Antruejos, (la víspera 15 de Enero)No se  de donde le viene el nombre. Era el primer baile de disfraces de Carnaval. Este año he sido yo la PREGONERA en el Hogar del Pensionistade la Puerta de Berrozanas. Como es una tato divertido   el  pregón en los tiempos que corren hay tan pocos motivos de sonrisa, os lo pongo
PREGON DE ANTRUEJOS.
 Es verídico, solo he cambiado los nombres-
Yo nunca he hecho un pregón, ni se como se hace.Intentaré con mi buena voluntad, no quedar defraudados a los que me eligieron para este menester, intentando no aburrirosmucho
La palabra ANTRUEJOS, no se si figura en el diccionario, o es local. Era típico cenar la sopa de Antruejos. Era parecida a la que se hacía en las matanzas con loss menudos y la sangre del cedrdo. Esta era igual, pero sin sangre, con los chicharrones de la manteca del cerdo, el hígado bien picadito, un machaito de ajo, perejil. cominos y una guindilla picante. Se calaba la sopa de pan y entre lo calentita y picante de la sopa, ya estaba uno listo para ir al baile.
Os cuento una anécdota que mi suegra contaba a menudo y nos reríamos mucho. A un primo suyo, le gustaban las mujeres, mas que a un gato una sardina, todas menos la suyo, claro (que dichio sea de paso, era una mujer flamencona y guapa), el hombre disimulaba como podía queriendo cumplir con su mujer, pero como normalmente venía harto de "poleo", daba unos gatillazos....
Hata de infidelidades, se propuso darle un escarmiento. La noche de Antruejos, el se fué al baile., ella quedço en casa cuidando los niños,. Cada uno se disfrazaba como podía. Lass mujeres era corriente que se vistieran de viudas, pues nuestra María, se puso un,manteo de su abuela, una chambra, un pañuelo a la cabeza (todo negro, por supuesto), la caretam con un soplillo de avivar la lumbre de carbón  hizo su abanico, y se fué al baile. Los bailes se hacían en el Teatro Romero y el el Teatro Alkázar. Este último era mas fino y los señoritos compraban las plateas para llevar a sus amiguitas y detrás de las cortinas, se hacia  de todo. Enseguida descubrió a su marido, y comenzó a darle la lata con suaves soplillazosm y con voz, le decía con voz atiplada: Que no, que no, que no me  conoces.
Ajuan le hizo gracia la mascarita y la invitó a bailar. Ella muy melosa se dejaba apretar, y el creyen do que era campo abonado, le hizo una propuesta indecente, que ella aceptó.
Como siempre me he enrrollado, mañana sigo

sábado, 15 de diciembre de 2018

cUENTO DE REYES (II)

Cuando la vi salir de la habitación, de la mano de mi madre, con su vestidito nuevo, lavada y peinada... me pareció la niña mas bonita del mundo. Sus preciosos ojos azules brillaban de felicidad. Nos despedimos. Martina quería besar las manos a mi madre y a mi, en agradecimiento. Mi madre,. no lo consintió. Yo, la di un beso y nois marchamos a casa. Algo quedó para siempre en mi alma, que no todos los niños eran ricos y los ojos azules de Martina. Todos lios años   ten´`ia que escoger una de aquellas cajas para llevárselas a un niño menos afortunado que yo, ¡Bendita costumbre la que me enseñó mi madre, que yo he seguido practicando¡.
Mi padre falleció en un accidente de aviación, siendo yo muy niño. Poco después,. moría mi madre de pena. A mi, me crió como si fuera un hijo, la tata Fefa (Josefa) que había sido doncellita de mi madre y como eran de la misma edad, se hicieron muy amigas. De Martina no volví a saber, a veces la recordaba sin ser capaz dem dibujar su cara, solo tenía impresos sus maraviullosos ojos azules.Estudié medicina. Me hice pediatra por que me encantan los niños. Un día, se presentó en mi consulta una joven señora con un niño. Al verla, me dió un vuelco el corazón ¡Aquellos ojos azules¡ ¡Que tontería, no podía ser¡ Atendí al niño, le hicem la receta y la dije:
-Señora, su hijo tiene un gran resfriado, con esto (y le entregué la receta) mañana, estará bien.
-No es mi hijo, doctor,, soy su niñera, yo estoy soltera.
-¿Como se llama?
-Martina.
Mi corazón comenzó a galopar como si quisiera salirse del pecho, pero no podía ser...Martina que vió mi azoramiento, ro,pió a reir.
-Si Reyes, soy Martina, aquella niña que un dia de Reyes creyó tocar el Cielo con un coche policía que conservo con todo el amor de mi alma. ¡Bendita madre la tuya¡ Yo, de mayor cuando he podido, tambien humildemente, he procurado el dia de Reyes hacer feliz a un enfermito pobre y a llevarle un poco de felicidad con un regalito.
¡Bendita casualidad¡Ahora es mi esposa y seguimos con tan hermosa costumbre. Pero hay mas, Martina ha consegyido que cada jueves fuera cion ella a visitar a un enfermito pobre y a llevarle un poco de felicidad con un regalito.
Hoy es el día de Reyes, y sin saber por que, he comenzado a escriubir mis recuerdos.
¡Ah¡ se me olvidaba, tenemos un hijo precioso, con los mismos ojos azules que su madre. ¿Cómo no? Se llama REYES.

viernes, 14 de diciembre de 2018

CUENTO DE REYES

Ayer tuvimos los alumnos de la UNIVERSIDAD DE MAYORES DE PLASENCIA, la fiesta para celebrar las vacaciones Navideñas. Lo hacemos todos los años, es muy bonita pues participamos muchos de los alumnos, cada unio con lo que se atreve a hacer. No es difícil tener éxito, pues nos aplaudimois con fervor mutuamente. A mi, que no se me da mal escribir, me encargan que prepare algo (casi siempre poemas) Este año cambíé y escribí este

CUENTO DE REYES

En mi casa, todos somos Reyes, mi bisabuelo, Reyes, mi abuelo, Reyes, mi padre, Reyes, yo Reyes y tiene gracia, mi madre se llama Mary Reyes. Debíamos ser algo ricos, Teniamos una gran casa rodeada de jardines que entre el jardinero  y mi madre cuidaban con esmero, de forma que siempre había flores. Tenñiamos cocinera, doncella y chofer.
Mi padre, era alquitecto, debía ganar bastante dinero, casi siempre estaba fuera, algunas veces lejos, pues decían los mayores que iba al extranjero. Mi madre también era algo rica, pues a la muerte de mis abuelos heredó una fortuna. (Yo lo que oía decir a los mayores). A pesar de todo, mi madre me educó con cariño y severidad. Regañaba a mi padre,por llenarme de regalos cada vez que venía de viaje.

Aquel dia de Reyes cumplía yo cuatro años (pues nací el día de Reyes). Los zapatos que había dejado en el balcón del salón, eran casi invisibles, entren tantos regalos envueltos en papeles de preciosos colores. Había tres paquete, que llamaron poderosamente mi atención. Eran idénticos.Fuí directo a ellos, pero mi madre, me paró en seco:
-De hoy en adelante, cada día de Reyes, tendrás que regalar a un niño menos afortunado que tu, uno de esos paquetes.
.Déjame, mamá que los abra y que elija, el que ,menos me guste...
.No, tiene que ser sin abrir.Solo tienes que escoger uno y llevárselo a un niño mas pobre que tú. Lo demás, es para tí. Con grandes dudas, y no de muy buena gana, entregué a mi madre uno de aquellos paquetes.
.Pues bien, ahora nos arreglamos y vamos a llevar el regalo a la casa que el párroco me ha asignado.
Luego abrimos los regalos.
De muy huymor no tuve mas remedio que obedecer. Rafael, nuestro chofer nos esperaba. Mi madre, le entregó un papel con una dirección y  nos pusimos en marcha. Yo, intentaba adivinar el contenido del paquete. Tarea inútil. Llegamos a un barrio pobre y sucio. Yo nunca había visto un barrio así. Paramos frente a una casa (si se podía llamar así a aquella ruina) La puesta, estaba abierta, mi madre tocó con los nudillos y empujó. En un camastro, había una señora enferma, desgreñada y sucia. No se podía saber si era joven o vieja, guapa o fea. La cuidaba una niña, sucia y despeinada. No se podía saber si era guapa o fea con aquellas greñas, pero tenía unos maravillosos ojos azules. Los mas bonitos que yo había visto en mi vida. A una seña de mi madre, la entregué el paquete.
Sus maravillosos ojos azules, se posaron en los míos con una callada pregunta:
.¿Que era aquello y que debía hacer?
La dije. Abrelo ¿Cómo te llamas?
-Martina
Tirpemente, rompió el papel. La caja no contenía una muñeca como yo pensaba. Era un precioso coche policía, que al friccionarlo contra el suelo, se pomía en marcha, se encendían las luces y sonaba
una fanfarrona sirena. Martina, no se atrevía a tocarle, pero como los ni.
ños enseguida nos entendemos, pronto jugábamos como viejos amigos. Mi madre con Rafael entraron con un gran paquete en la habitación de la enferma, la pusieron sábanas limpias, lavaron y peinaron y la daministraron una medicina que llevaban. Luego le tocó el turno a Martina.
Como se alarga un poco para no cansaros, sigo mañana

lunes, 19 de noviembre de 2018

MENORGA (SU HISTORIA)

Como os dije ayer, os voy a contar la historia del reloj de la Catedral de Plasencia. (Es historia, no leyenda), Había en Plasencia una gitana llamada Angela, que poseía tal belleza que enamoraba  locamente a cuantos hombres la contemplaban. Era sin embargo inaccesible a los halagos o  proposiciones, vamos, honrada a carta cabal. Pues bien el señor Corregidor, se enamoró locamente de ella, y como se creía dueño de vidas y haciendas, no podía consentir ni soportar los desaires de una humilde gitana por muy bella y honrada que fuera. Ella le esquivaba cuanto podía, pero un mal día se cruzaron por la Plazuela de la Catedral. El Corregidor pensó que la ocasión la pintan calba y no podía dejársela escapar aquel día. Ella comenzó a correr y el detrás de ella.  Consiguió cazarla en la entrada de la Catedral. La detuvieron los que iban en su escolta y con malos tratos la llevaron a la cárcel, que estaba en la Calle del Rey, por donde se entra ahora al Ayuuntamiento . Enterado del suceso el Señor Obispo, le excomulgó, por haber cometido el sacrilegio de apresar a la muchacha en SAGRADO (que así se llamaban entonces a los alrededores de cualquier Iglesia). La cosa era muy grave. La in quisición podía tomar cartas en el asunto. Asustado el señor Corregidor, pidió confesarse con el Obispo que era el único que podía levartarle el anatema. Le fué concedido ese privilegio y en penitencia tenía que hacer el reloj de la Catedral. Pero no un reloj cualquiera. Debía tener su espadaña y en lo alto colocar para que diese las horas, la campana con el mas bello sonido de la Ciudad, y la prohibición jurada ante los Evangelios de que nunca mas acosaría a la joven Anngela. Se hizo todo cual el señor Obispo mandó y el pueblo, que tiene chispa para todo, como el reloj del Ayuntamiento se llamaba MAYORGA, pues bautizaron a este con el nombre de MENORGA.

domingo, 18 de noviembre de 2018

EL ABUELO MAYORGA

Varias personas por privado, me han preguntado quien era el abuelo Mayorga, y por que era emblema de la ciudad. Voy a intentar explicárselo. El Ayuntamiento de Plasencia tiene una bella fachada, varias veces restaurada. La última restauración es semejante a la original, es muy bella. Mirándola de frente, tiene dos torres a los lados, la de la izquierda es mas alta y tiene el reloj (que es el protagonista de esta historia). Está rematada con un templete con cuatro columnas, que termina en un  tejadillo en forma de pirámide. En el centro del templete está la hermosa campana que da las horas. Sujeto con un a mano a una de las columnas, hay un hermoso personaje, vestido a la atigua usanza con calzas, y pantalón bombacho corto, un chaquetón largo y un gorro está vestido con los colores del pendón de Plasencia, púrpura y verde. El brazo derecho lo tiene articulado con un gran mazo en el mano que golpea la campana para dar las horas. No se sabe bien si el relojero que lo fabrícó se llamaba Mayorga de apellido, o se fabricó en el pueblo que tiene tal nombre. Esta es la historia de nuestro  abuelo Mayorga . El que tenemos ahora, es el tercero., El primero que se colocó, era de madera, y en aquella altura y expuesto a los vientos y a las lluvias, se pudrió y hubieron de quitarle. El segundo, en la guerra de la Independencia, lo tiraron los franceses (no se que daño les haría el Mayorga allí colocado). Este de ahora es de metal (no se cual) pero es mas duradero El año pasado se restauró por que tenía los colores muy deteriorados. Pues creo que ya saben todos el por que de ser el abuelo MAYORGA nuestro emblema, Otro dia os contaré la historia del reloj de la Catedral, que al ser mas pequeño la gente le bautizó con el nombre de MENORGA, y que tiene una historia curiosa

sábado, 17 de noviembre de 2018

CANTO A PLASENCIA

Como os prometí ahí va la poesía que recité en el acto de entrega del nombramiento de ABUELA MMAYORGA.
CANTO A PLASENCIA
Plasencia de mis amores, tierra bendita,.
de todas las ciudades...¡la mas bonita¡
Si desde Santa Barbara, yo te contemplo,
quedo  siempre admirada ¡no se que siento¡
El Jertem está orgulloso de rodearte
y te hace un cinturón con gracia y arte.
Baja desde las siera, cual torbellino,
y al llegara tus tierras, se hace cansino,
y se aleja con pena de atrás dejarte
y de amor se enajena cual fino amante.
Es la Vuirgen del Puerto, La Canchalera,
que con celo te guarda cual centinela,
y nada temerás ¡Plasencia mia¡
si a tan buena guardiana tu te confías
Eres cual exreneña, conquistadora,
eres NOBLE, BENÑEFICA,.
LEAL y soñadora.
¿Que diria de tí Alfonso VIII
si contenplar pudiera donde has llegado?
Orgulloso estaría de ser tu padre,
por que tu no defraudas, ni al rey, ni a nadie
Plasencia de mis amores ¡tierra bendita¡
de todas las ciudades LA MAS BONITA¡